DestacadasNoticias

EL COVID-19 TAMBIÉN MATA A LAS PYMES Y LOS BANCOS NO BRINDAN LA AYUDA NECESARIA

Hoy la mayoría de las pymes no tiene ni liquidez ni ingresos para pagar sus obligaciones cotidianas. Solo en comercio pierden ventas por $10.500 millones por día de cuarentena.

Muchas PYMES desaparecerán si el sector financiero no se pone a la altura de las circunstancias

Frente la profunda crisis económica provocada por el coronavirus, las pequeñas y medianas empresas exigen que las entidades bancarias actúen con responsabilidad y sensatez. «Hay que evaluar el efecto social de toda una cadena productiva y verlo en su conjunto. Una pyme que cierra es toda una cadena rota, necesitamos garantizar la salud de todos los argentinos y también la sustentabilidad del sistema», expresó HOY a CADENA 105 el presidente de CAME, Gerardo Díaz Beltrán.

El contexto actual es el peor momento para pensar en la rentabilidad y menos para especular en salvarse solos u obtener ganancias de la tragedia.

Hoy la mayoría de las pymes no tiene ni liquidez ni ingresos para pagar sus obligaciones cotidianas. Solo en comercio pierde ventas por $10.500 millones en cada día de cuarentena. Y mientras eso ocurre, los bancos cortan la cadena de pagos rechazando cheques, incluso de sus mejores clientes. Esos cortes complican aún más la falta de ventas de la empresa y, sobre todo, ponen en riesgo la actividad de la empresa y de toda la economía cuando las ventas repunten.

Gerardo Díaz Beltrán (Presidente de CAME)

Los Bancos deberían autorizar giros en descubierto automáticos momentáneos, tomándose el trabajo de hablar con cada uno de sus clientes entrampados en la cadena de cheques, colgados por lo que significó el cierre del clearing bancario  una semana.

El stock de cheques diferidos negociados por las pymes en poder de los bancos asciende al día de hoy a 220.000 millones de pesos. De este monto, entre el 40% vence en abril, es decir 88.000 millones de pesos, monto equivalente a apenas el 29% de las ganancias que obtuvieron los bancos el año pasado o inferior al margen financiero que manejaron las entidades en enero (último mes sobre los que hay datos).

Las exigencias de CAME

1) Que las entidades financieras autoricen descubiertos automáticos en cuenta corriente para cubrir los cheques de sus clientes, especialmente de aquellos que siempre han cumplido.

2) Que las tasas por esos descubiertos no superen el 20% anual, que es la tasa de referencia que ofrece el Gobierno.

3) Que el Banco Central adecúe las normativas para posibilitar esa operatoria.

4) Que si es necesario, sea el mismo Banco Central quien garantice los fondos para que pueda sostenerse la cobertura de cheques.

5) Que los bancos garanticen rapidez para dar los créditos que autorizó el Gobierno en el paquete de medidas reciente.

«Ante la agonía de las pequeñas y medianas empresas, los bancos no muestran ningún gesto solidario para salvaguardar al sector más importante generador de empleo privado. En estos momentos necesitamos apoyo económico, no especulación. Si nosotros quebramos el Estado deja de recaudar para poder dar batalla a la pandemia destinando fondos al sistema de salud».

Concluyó Díaz Beltrán.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba