DestacadasNoticias

El Canal de la Ciudad censuró a uno de sus periodistas que firmó el documento donde se calificaba a la cuarentena como “infectadura”

(Infobae)

El viernes pasado, unos 300 intelectuales firmaron un fuerte documento para cuestionar la cuarentena obligatoria decretada por el gobierno nacional, en el que plantearon que en la Argentina se vive “una infectadura” y que “la democracia está en peligro”. Las respuestas a la solicitada no se hicieron esperar y desde varios sectores, incluido el propio jefe de Gabinete Santiago Cafiero, manifestaro sus críticas.

Uno de los firmantes fue el periodista Nicolás Lucca (38), panelista del Canal de la Ciudad, quien se convirtió en protagonista de otro polémico episodio derivado del documento contra el aislamiento social. El comunicador es integrante del programa Hoy nos toca a la Noche, que en su emisión de ayer decidió tratar el tema de la solicitada, pero llamativamente y sin una gran explicación fue excluido del debate. El motivo: ser uno de los 300 que firmaron la extensa crítica emitida el viernes último.

El acto de censura no fue una conjetura ni una sospecha de las redes sociales a partir de su ausencia en el programa. Todo lo contrario. Fue la propia conductora del envío, la periodista Diana Deglauy, la que comunicó -antes de comenzar a discutir el tema- la decisión tanto del canal estatal como de la producción del envío de dejarlo afuera.

“Queríamos aclararles que Nicolás Lucca por ser parte del texto y de haber avalado con su nombre esta situación, los directores del canal y también la producción prefieren que no esté en el análisis del tema por tener cierta parcialidad al respecto”, señaló la compañera del periodista. Inmediatamente, sin mayores preámbulos, le dio paso a una comunicación con el embajador argentino en España, Ricardo Alfonsín, con quien analizaron el tema casi hasta el final del programa, cerca de las 23 horas.

Nicolás Lucca
Nicolás Lucca

Además de su labor en televisión, Lucca es autor del libro “Te Odio. Anatomía de la sociedad argentina” y escribe periódicamente en su blog personal titulado «Relato del Presente, donde ayer, horas antes del episodio que vivió en el Canal de la Ciudad, publicó un texto en el que explicó las razones que lo llevaron a sumarse al documento de la “infectadura”.

Entre varias de las cosas que escribió, el periodista señaló que “le hubiera gustado cambiarle algunas cosas, sumarle otras y quitar algunas palabras”, pero “no estaba a su alcance”. En ese sentido, añadió: “Antes que nada, y por si hiciera falta aclarar a algún recién amanecido, no soy anti cuarentena, sino pro instituciones. No existe país exitoso e inclusivo en el mundo sin instituciones fuertes, que trascienden la temporalidad de las personas. Y a título personal, el texto podría haber sido mucho mejor, pero poco importa”.

Dijo que el concepto de que “la democracia está en riesgo” en el sentido institucional fue lo que lo llevó a firmar la solicitada y que el “neologismo “infectadura” le causó gracia”. “Forzado y un poco contradictorio con el objetivo. O sea: si el tema es que todas las decisiones las toman infectólogos, habría ido por “Infectocracia”. Sin embargo, son minucias: los mensajes necesitan ganchos para que se preste atención y las solicitadas no se escriben para que no las lea nadie sino para que se viralicen. En ese sentido, infectadura me parece un neologismo forzado, pero obtuvo lo que buscaba: que se hable”, remarcó.

Lucca, paradójicamente, se refirió a las críticas que sufrieron aquellos que firmaron el texto y mencionóla palabra “censura”. Cuestionó que se opongan sólo por la palabra “infectadura” y no por todo el contenido del documento. O que desde diversos sectores del oficialismo los tildaron de “anticuarentena”.

“Es la famosa poscensura de la que tanto hemos hablado por aquí: el Estado ya no necesita censurar a nadie porque tiene a millones de pelotudos que lo hacen por él, hostigando al emisor de una frase para que la borre, o la próxima se auto censure. Y ese era para mí el sentido de la carta también: en un pueblito tan manso como el nuestro, ya no hace falta ningún Estado de Sitio. Lleno de buchones, secuestros de vehículos que hasta ahora nadie preguntó por su legalidad, aperturas y clausuras discrecionales. Pero el que pregunta qué onda es un desclasado”, escribió.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba