Noticias

Balearon a un remisero en Mar del Plata para robarle la batería del auto: uno de los detenidos tiene 15 años y pateó a la víctima en el suelo

La víctima es un chofer de 54 años que está fuera de peligro (Télam)
La víctima es un chofer de 54 años que está fuera de peligro (Télam)

El teléfono del remisero sonó en la madrugada. Eran la 1.40 y la voz de un hombre salía del auricular de su celular: le pedía un viaje; que lo vaya a buscar a la calle Tandil, en un barrio periférico de Mar del Plata. Minutos más tarde el chofer llegó con su Fiat Siena y sucedió lo inesperado. Fue todo tan vertiginoso que al cabo de segundos el conductor del auto estaba tirado en el suelo de la calle y alguien le pegaba patadas en el asfalto. Recién después de ver cómo se llevaban su auto notó que eso que ardía en su cuerpo eran dos balas.

El plan de los asaltantes no resultó, según adelantó el diario La Capital. Minutos después, a unas 20 cuadras del lugar del robo al remisero, fueron detenidos. La Policía Bonaerense los arrestó instantes luego de que abandonaran el Fiat Siena de la víctima. Llevaban la batería del auto encima y fueron identificados en el momento en que el mayor de ellos descartaba el arma.

Según relató a los investigadores el remisero, un hombre de 54 años cuya identidad no fue revelada, todo comenzó cuando él llegó al domicilio que le habían indicado. Como es un chofer no registrado, el pasajero se subió en el asiento de acompañante. “Apenas entró al auto vi que tenía un arma”, remarcó la víctima. Hablaba de un revolver calibre .22 largo.

mar del plata robo remisero
Los asaltantes fueron detenidos cuando bajaban del auto en el cruce de Ituzaingo y Guayana, en un barrio de la periferia marplatense

De acuerdo con el testimonio de la víctima, el asaltante de 26 años se subió solo al coche y le advirtió que se trataba de un robo. Eso derivó en un forcejeo y en esa instancia el ladrón le disparó por primera vez. Asustado, pero todavía sin darse cuenta de que la bala había entrado en su cuerpo, el remisero se tiró del auto en movimiento. Apenas se había adelantado unos metros del lugar donde levantó al falso pasajero.

“Cuando caí al asfalto alguien me empezó a pegar patadas”, contó. Esa persona era el cómplice del ladrón armado, un chico de 15 años. El asaltante mayor de edad también bajó del Fiat Siena y le volvió a disparar a la víctima, quien al ser revisado por los médicos se constató que tenía dos orificios de bala.

Los asaltantes se subieron entonces al remise y huyeron. Pero como el celular del chofer quedó arriba del coche robado, no pasó mucho tiempo hasta que la Policía, con ayuda de compañeros de la víctima, localizó el auto a unos dos kilómetros, en el cruce de Ituzaingo y Guyana, cerca del barrio Abasto marplatense.

Los policías que encontraron el Siena de la víctima observaron cómo el ladrón de 26 años descartaba el arma, que tras la detención de los sospechosos, fue secuestrada para el posterior análisis de huellas y cotejo con las vainas servidas en el lugar del ataque. “Coincidían las descripciones físicas que hizo la víctima cuando dio el alerta”, explicó a este medio uno de los investigadores del caso, quien aclaró que según las primeras pericias “el que disparó siempre fue el mayor”.

El remisero fue internado y está fuera de peligro: ya declaró en la Justicia.
El remisero fue internado y está fuera de peligro: ya declaró en la Justicia.

Mientras el presunto ladrón mayor de edad quedó detenido en la Unidad 44, acusado de robo agravado por el uso de armas y el ataque junto a un menor, además del delito de lesiones, el joven de 15 seguirá libre ya que es inimputable.

El adolescente está demorado en el Centro de Admisión y Derivación de Menores de Mar del Plata. Un equipo técnico evaluará su situación. El fiscal de menores Marcelo Yañez Urrutia pidió que la Justicia trabaje con el adolescente en un centro de atención durante un “tiempo pertinente”, que se estima en 10 días. De ser aprobado por la jueza de turno, irá a un centro de acogimiento del Estado, donde no estará encerrado.

“Lamentablemente no tiene buena contención familiar”, consideró una fuente del caso sobre el joven de 15 años. El adolescente tiene tres causas abiertas por delitos menores como arrebatos o pungueo. “Es un chico que no tiene contención familiar. La madre no apareció en la Fiscalía ni en la comisaría y no quiso notificarse de la imputación. El chico está indocumentado, no tiene partida de nacimiento”, comentó la fuente a Infobae, incluso lo describió como alguien “muy mal vestido, aspecto sucio, zapatillas rotas”, lo que da cuenta de su situación marginal.

“Si los padres no son aptos para tener a su hijo se lo va a mandar a un hogar del Estado, una medida de abrigo”, agregaron las fuentes consultadas.

Mientras tanto, la víctima está internada, pero fuera de peligro. Todavía no puede creer la secuencia. “Recién me di cuenta que me pegaron dos tiros cuando se fueron”, comentó. Dicen quienes hablaron con él que estaba sorprendido. No podía creer la suerte que tuvo.

Seguí leyendo:

El insólito “cuento del nieto con coronavirus” de un estafador para robarle casi $900 mil a una jubilada de Neuquén

“¿Por qué, Dios mío?”: el ruego de un colectivero que fue asesinado frente a su mujer por 500 pesos y dos celulares

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba