DestacadasLocalesNoticias

24 de Junio: San Juan Bautista, Santo Patrono de Chañar Ladeado

Les compartimos una reseña histórica, que resguarda el Museo de Chañar Ladeado, en este día tan especial para todos los chañarenses.

Según consta en las actas de la Comuna de San José de la Esquina, desde 1896 comenzaron a festejarse en Chañar Ladeado los días del Santo Patrono. Con fecha 14 de junio de ese año se aprobó la contribución de $ 30 para tal evento, el 24 de junio, San Juan Bautista. Francisco Acuña, por ese entonces Teniente Juez del distrito, motorizo la intención de construir un templo, tarea que quedo a cargo de Don José Foresto, Veterano de Guerra de Italia en tiempos de la unificación.
Una carta fechada el 30 de diciembre de 1896, da cuenta de haber recibido una nota de la Comuna de San José de la Esquina, desde Chañar Ladeado, pidiendo a esa comisión una contribución para la construcción del templo, que en breve comenzará, de la que se acusa recibo y manifiestan que se accederá a lo solicitado. La falta de iglesia traía aparejado inconvenientes⁰ ya que los bautismos, casamientos y funerales debían realizarse en localidades vecinas. Cada tanto venia un sacerdote a reunirse con la comisión pro templo y oficiaba misa en alguna casa particular. En 1897, el Obispo Monseñor Boneo, bendijo la piedra fundacional, (que aún se conserva), y finalmente en 1902 se inauguró el templo.
Un libro de nacimientos de 1902 recopila varios escritos testimoniales de los curas que pasaron por la iglesia. Un inventario indica que el 24 de noviembre de 1900, el vicario de San José de la Esquina Fray Domingo Delfino, se lo entrega al Presbítero Guillermo Rodríguez, capellán de la iglesia San Juan Bautista. En ese largo inventario se destacan algunos puntos interesantes; Una estatua de San Juan Bautista, de un metro veinte de altura, 17 bancos con los nombres de los donantes, una lápida de mármol donde consta la fecha de edificación. Ademas describe, «que la iglesia, esta revocada por dentro y al frente, cuenta con un techo de pinotea, un coro y se construyeron dos habitaciones para el capellán. Consta de un terreno de 54 mts por 26 mts y un terreno con alambrado de 64 mts». Este inventario lo entrega el cura Rodríguez, el 9 de setiembre de 1903, al nuevo capellán Juan Canseco.
El piso de mosaico de la iglesia y el zaguán de la casa parroquial costo $ 875. Una vereda de ladrillo alrededor de la iglesia y en la parte exterior de dos metros costo $ 20. El revoque total exterior, material y mano de obra, costo $ 563. En tanto que un alambrado y el portón para cerrar parte del terreno, incluyendo el blanqueado del interior costo $ 189. El 18 de junio de 1907, el capellán Juan Canseco, entrego a los curas vicarios Leonardo Fernandez y Ramón Gaya el inventario.
El primer nacimiento, anotado en Chañar en el libro uno, fue el 5 de julio de 1902, correspondió a Juan Stefanini, hijo de Rafael de 30 años y Filomena Vedetti de 22 años. Los padrinos fueron Juan Pinasco de 37 años e Ida Giovanetti de 19 años. Y el 6 de julio, a María Sacco, hija de Bautista Sacco de 45 años y Ángela Canelo de 41 años. Sus padrinos fueron Bautista Sacco de 15 años y Rosa Degani de 18 años, ambos argentinos.
Porque se eligió San Juan Bautista como patrono es un misterio, aunque hay un testimonio, que aporto Domingo Bertero Garabello (1899 1995), quien decía que en esa época de fundación, la mayoría se llamaba Giovanni. Si miramos los censos y el registro de socios de la Sociedad Italiana, predomina Giovanni, como también aparece Battista, al igual que Doménico, Pietro y Giuseppe. Pero la elección del patrono, pudo surgir por las parroquias del Piamonte, en Italia, de donde provenían estos italianos, la gran mayoría de ellas, están aún, bajo la advocación de Giovanni Battista.
Lo curioso es, que los padrinos de la inauguración de la parroquia fueron, Patricio Mackey y Augusta Noring, de origen irlandés, la campana la dono Juan Godeken, alemán y la cruz la forjaron los hnos. Marcial y José Irazuzta, vascos originarios, La bendijo el cura Guillermo Rodríguez, español, pero la iniciativa de construcción y terminación les correspondió a dos piamonteses de Verolengo, José Foresto junto a doña Margarita Blua.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba