Noticias

Compraron el bar de un amigo que iba a cerrar en medio de la pandemia, ahora el ex dueño es su mejor cliente

Christian Di Salvo y Marcelo Riberi compraron el negocio de su mejor amigo para ayudarlo en medio de la cuarentena (Infobae)

Al igual que otras tantas mañanas, Christian Di Salvo (47) recibió el llamado de Francisco Larrea (54) quien le contó apenado su triste realidad: las deudas arrastradas de la confitería de sus sueños -ubicada en una emblemática esquina de Tres Arroyos-, no lo dejaban dormir. No podía recuperarse del robo que había sufrido semanas antes en plena cuarentena y que le significó un quiebra tanto económico como emocional. De esa conversación, en tono de deshago, nació una idea que hoy los une aún más.

“Francisco se dedicó durante 28 años a la gastronomía y cuando apostó a un nuevo proyecto, que para él significaba cumplir un sueño, llegó la pandemia. Y en plena cuarentena le robaron toda la recaudación que era el sueldo completo de las empleadas. Eso fue lo que más lo entristeció! Decidió dar un paso al costado y cerrar”, cuenta entre lamentos a Infobae Christian Di Salvo, amigo de Francisco y uno de los actuales propietarios del comercio al que decidió apostar para ayudar a quien conoce desde los años 80 cuando jugaban juntos al básquet en el club del barrio.

Los amigos hoy son tres. Marcelo Riberí llegó a sus vidas hace unos años en el momento en que comenzó a trabajar como chef cuando Francisco abrió La Esquina, hace dos años, el primer local del que la nueva confitería había heredado las deudas que se hicieron impagables.

“Con Marcelo, también amigo y mi actual socio, quisimos ayudarlo. Pensamos en hacerlo como personas pero, sobre todo, como amigos. Por eso le preguntamos si le parecía bien que juntáramos dinero para darle una mano, pero como ya venía arrastrando deudas no quiso y vio como única solución cerrar las puertas del lugar que abrió cumpliendo su mayor anhelo”, recuerda Di Salvo en diálogo con Infobae.

confitería tres Arroyos
El sábado 20 de junio, la confitería La Esquina, volvió a abrir sus puertas al público. La cuidad está en Fase 5 de la cuarentena.

“La Esquina nació en otro local -a tres cuadras del que hoy es el café resto bar Joker’s- por el que Francisco pagaba un alto costo en alquiler, además de otros gastos. Para paliarlos, hace 9 meses apostó a mudarse de salón y así llegó al hermoso comercio ubicado en el centro de la ciudad, una de las esquinas más emblemáticas de Tres Arroyos, donde estamos ahora”, relata Di Salvo.

Riberí agrega: “Hicimos algunos cambios con la idea de brindarle a la gente una gastronomía diferente ya que por mi profesión tuve la posibilidad de viajar por muchos países del mundo y conocer nuevos sabores. Por eso haremos noches para probar la comida de diferentes países: noches mexicanas, noches italianas… Queremos innovar desde lo gastronómico”.

Volviendo a la triste situación que marcó el punto final para Francisco, su amigo Christian cuenta: “Cuando le propusimos juntar nuestros ahorros para ayudarlo o comprar el fondo de comercio, nos confesó: ‘Hay gente que quiere comprar el fondo de comercio, pero sólo en ustedes confío para venderlo porque lo van a cuidar'”.

Confitería tres arroyos
Amigos en las malas: Christian y Marcelo se asociaron para salvar el negocio que fundó su mejor amigo. "Seguimos su legado", dijeron a Infobae.

“Y así fue como otro sueño nacía: el de hacernos cargo nosotros de la confitería para que el proyecto de nuestro amigo siga”, revela Christian. “Después de hacer los números empezamos, en plena pandemia, con todos los papeles y el 27 de mayo nos hicimos cargo de la confitería que, finalmente, abrimos al público el sábado 20 de junio fecha en que la ciudad entró en la Fase 5 de la cuarentena”.

Sobre ese 27 de mayo, Christian revela que “fue el día que Francisco eligió para darnos la posta. Nosotros no quisimos presionarlo ni nada, sólo le planteamos la idea y pedimos que se tome el tiempo necesario para pensar las cosas y decirnos cuándo estaba listo para decir adiós a este sueño porque sabía quedaría en buenas manos”.

“‘¡Acá está la llave!‘”, nos dijo -sigue Christian-. Desde ese día y hasta el sábado 20, cuando abrimos con protocolo sanitario y el aislamiento social que pide tener el municipio, nos encargamos de arreglar el local y algunos detalles”.

confitería tres Arroyos

“Hasta ahora trabajamos un 30% de lo que hay que trabajar, pero con Marcelo vemos esto a futuro porque además de ayudar a Francisco (que con el dinero de la venta podrá saldar sus deudas) ayudamos a las empleadas que en su mayoría siguen y contratamos a otros chicos del barrio… Creemos que esto se activará completamente en septiembre”, pronostica esperanzado Di Salvo.

Como buenos amigos, ambos señalan que “seguimos el legado de Francisco”. “Él es nuestro amigo y esta siempre va a seguir siendo su casa”, dice Marcelo. Y Christian resalta: “Esto que hicimos fue por la alegría de Francisco, para que vea que su sueño sigue en pie y además recuperamos una de las esquinas más lindas de Tres Arroyos”.

Según sus amigos, Francisco no sabe aún qué hará con su tiempo libre. Por ahora, cuenta Christian, es el mejor cliente del nuevo comercio que visita todos los días. “Mirá lo que es la amistad que tenemos que cuando asumí como dirigente del club de básquet, donde nos conocimos e hicimos amigos, llamé a Francisco para ofrecerle que fuera entrenador de la primera porque él también soñaba con dirigir el torneo local, lo hará cuando pase la cuarentena y él pueda cumplir otro sueño”, finaliza.

Confitería tres arroyos
La esquina donde funciona la confitería resto bar de Tres Arroyos que une a tres amigos.

Una ciudad libre de coronavirus que cada noche espera el parte oficial

En Tres Arroyos, ubicada a 498 kilómetrosa de la Ciudad de Buenos Aires y habitada por poco menos de 46 mil personas, no hay casos de COVID-19. Hubo uno dentro del departamento, pero no en la ciudad céntrica.

Por eso ya están en Fase 5 de la cuarentena, lo que significa que hay más rubros activos. “Acá, por suerte, no tenemos villas de emergencia, sí barrios carenciados pero que tienen cloacas y agua corriente. No es la misma situación que vemos por televisión de lo que está pasando en Buenos Aires y en la zona de AMBA. Hubo un solo caso que no perteneció la ciudad sino que estaba a 70 kilómetros de Tres Arroyos”, cuenta Di Salvo y destaca cómo el gobierno local lleva la cuarentena.

“Acá tenemos un gobierno vecinalista que trabajó realmente muy bien porque la gente también tomó conciencia de todo lo que estaba pasando. Sí hubo cierre de negocio, como en todos lados, y también hubo mucha gente despedida de sus trabajos y un montón de cosas iguales a otras ciudades, pero como básicamente nuestra economía depende del campo dentro de la malaria que hay a nivel país acá se está bien”, señala.

“Cada noche, a las 22:00, el doctor Guerra, que es el encargado de dar el parte diario, nos informa qué pasa a nivel país, qué pasa a nivel región sanitaria y qué pasa en Tres Arroyos. Todos los días la gente en la casa lo escucha”, dice sobre el audio “de primera” que se viraliza entre todos los vecinos y que, además, se reproducen en las radios y en los medios locales. “Es espectacular porque estamos todos pendientes de saber qué es lo que dice el doctor para saber cómo está nuestra ciudad y cómo está la Argentina”.

*Producción periodística: Tefi Carlojeraqui

Seguí leyendo:

La Ciudad habilitó un canal de consultas: los temas que angustian a los porteños

Cómo es el casco inventado por argentinos que podría reemplazar a los respiradores

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba