Noticias

La Iglesia lanzó un sitio de donaciones virtuales para renunciar en el futuro a los subsidios del Estado

donaciones Iglesia Plataforma FE Conferencia episcopal
La Conferencia Episcopal lanzó una plataforma web para avanzar en un retiro "gradual" de los subsidios del Estado. (Fede Peretti/)

La Iglesia católica dio un paso sutil para generar recursos propios y empezar a independizarse de los subsidios del Estado nacional. A través de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), lanzó el programa de Financiamiento Eclesial (FE), una plataforma que busca recaudar fondos y donaciones de manera online con el objetivo de sostener la misión de la institución en todo el país.

Aunque la Constitución le otorga un estatuto privilegiado al culto católico, desde siempre estuvo presente en la historia argentina el reclamo laico de que la Iglesia no sea financiada y tampoco intervenga en los asuntos del Estado. Según una encuesta nacional del Conicet, el 80% de los argentinos consideran que existe una entidad divina, pero apenas el 62,9% de ellos se consideran católicos. Y la mayoría no asisten a los templos: solo el 30% concurre a las ceremonias de algún credo.

En paralelo a la progresiva pérdida de fieles –en el plazo de diez años cayeron un 14%–, la Iglesia resolvió en una asamblea de obispos en 2018 avanzar hacia una “reforma económica”, que se encamine a una menor dependencia de los subsidios y de la reasignación de las partidas que distribuye la Secretaría de Culto de la Nación. Los primeros esfuerzos en darle forma a la iniciativa se produjeron este año, con un estudio encargado a la consultora Voices, que coincide, en parte, con el análisis del Conicet.

Según ese reporte, el “cuentapropismo religioso” y el desconocimiento sobre la institución está muy presente entre los católicos. Unos 5 de cada 10 consultados creen que el principal beneficiario de los aportes a la Iglesia son los propios curas y religiosos, y desconocen las tareas sociales que realizan los curas. Pero la principal revelación fue que 4 de cada 10 católicos estarían dispuestos a realizar donaciones al clero.

De esta manera, y en pos de reformular el vínculo con sus creyentes, la Iglesia lanzó el primer intento virtual para conseguir recursos propios y donaciones de sus fieles “practicantes” y de los católicos que “no asisten a misa”. En tiempos de pandemia, el cierre y la limitación en el acceso a los templos obstaculizaron los aportes de la feligresía, por lo que la apuesta busca resolver un problema concreto en el marco del aislamiento obligatorio.

La iniciativa fue presentada hoy por la Comisión Episcopal para el Sostenimiento de la Acción Evangelizadora de la Iglesia, monseñor Guillermo Caride, junto al presidente de la CEA y el obispo de San Isidro, Oscar Ojea.

“El programa Fe apunta a sostener lo que la Iglesia realiza en los distintos lugares del país. Es generar una red que vincule a los protagonistas de la misión con todos aquellos que valoran la acción de la Iglesia, más allá de que vayan a misa dominicalmente a sus parroquias. Una de las consecuencias que va a tener es poder resignar el aporte que recibimos de las asignaciones del Estado nacional”, señaló el monseñor Guillermo Caride en diálogo con Infobae.

El objetivo del programa es económico, pero también comunicacional, desde el punto de vista de mejorar desde la tecnología “las experiencias de donación” y dar a conocer los distintos proyectos sociales que realiza la Iglesia, y lo que se hace con el dinero que se colecta.

“El funcionamiento del sitio web es simple. Aquella persona y/o institución que quisiera colaborar puede ingresar en www.programafe.org, completar un formulario y hacer su aporte. Del mismo modo, Programa FE brinda la posibilidad de destinar la donación a la misión de la Iglesia en su conjunto, o bien, a una diócesis o parroquia en particular”, señala la convocatoria de la Conferencia Episcopal.

donaciones Iglesia Plataforma FE Conferencia episcopal

La estrategia digital busca hacerse cargo también de una percepción generalizada en la población: la mayoría espera una Iglesia más moderna, tolerante y transparente, tras el fuerte rechazo que generó en un amplio sector de la sociedad las causas de corrupción, abuso sexual y pedofilia en torno a la institución, o incluso la oposición al derecho al aborto.

“En una sociedad plural, el Estado debe facilitar y ayudar a que se realicen donaciones en la sociedad con instrumentos tales como desgravar el Impuesto a las Ganancias. De esa manera, todos los fieles que se sienten parte de un culto pueden tener el gusto de sostener esa acción. Si la donación es alentada, se multiplican los recursos para responder las necesidades de un país como el nuestro, que tiene una situación de pobreza tan extendida”, indicó Caride.

En la actualidad, el Gobierno destina unos $155 millones para el pago de sueldos a obispos, seminaristas, sacerdotes de parroquias de frontera, asignaciones vitalicias y obispos eméritos, de acuerdo a los regímenes especiales que fijan las leyes N° 21.950, 22.950, 22.162, 22.430 y 21.540. Esa partida se modificó muy poco en el transcurso de los últimos años, y se mantuvo inalterada con el cambio de gobierno en octubre de 2019.

Desde la Secretaría de Culto indicaron a Infobae que estaban al tanto de la iniciativa de la Conferencia Episcopal, en el marco de “diálogo fluido” que mantienen con las autoridades religiosas. Aclararon que la decisión fue originada desde la Iglesia y que “no hay apuro” ni gestiones desde el Gobierno nacional para que los sacerdotes renuncien al esquema de subsidios.

Sin embargo, el aporte a los sueldos de los sacerdotes no es el principal apoyo que recibe la institución del papa Francisco. El grueso del financiamiento estatal se apoya en otro tipo de actividades y rubros que involucran a la Iglesia, como los subsidios a las cuotas de colegios confesionales privados o la cesión de terrenos y propiedades. También perciben partidas para realizar proyectos asistenciales, como comedores, jardines maternales, becas formativas o Cáritas, entre otros.

Seguí leyendo:

La Iglesia Católica hizo un estudio para medir la disposición de los fieles a financiar sus obras

La Iglesia pierde terreno: los católicos caen al 62% del país y crecen la cantidad de personas “sin religión” y los evangélicos

San Pedro: aislaron a 200 personas por el contagio de un pastor que armó reuniones pese a que estaba prohibido

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba