Política

Los otros desencuentros entre Cristina Kirchner y Martín Lousteau

cristina 1
Cristina Kirchner junto a Martin Lousteau en marzo de 2008 (Foto: NA)

Cuando el 10 de diciembre de 2007 Cristina Kirchner asumió la presidencia y presentó a su Gabinete de Ministros, uno de los que más llamaba la atención de propios y extraños era el joven que venía de desempeñarse como presidente del Banco Provincia, Martín Lousteau. Ese día, con 37 años, quien fuera jefe de Gabinete durante el mandato de Felipe Solá al frente de la provincia de Buenos Aires se convirtió en el Ministro de Economía más joven de la historia argentina, reconocimiento que comparte con el actual ocupante de esa cartera, Martín Guzmán, también de 37 años.

Está claro que el paso de Lousteau por ese sillón no fue el mejor y que su salida del puesto cuatro meses después dejó herida a la administración de Cristina Kirchner, que vivió momentos de zozobra en la Casa Rosada en los días más álgidos del conflicto por la resolución 125 sobre las retenciones a las exportaciones agropecuarias.

En estos 12 años que pasaron, la relación entre la hoy vicepresidenta y el hoy vicepresidente del Senado fue evolucionando casi tanto como la carrera política de Lousteau.

cristina 1
De izquierda a derecha los integrantes del gabinete de Cristina Kirchner en 2007: Alberto Fernandez (Jefatura de Gabinete), Graciela Ocaña (Salud), Martín Lousteau (Economía y Producción), Florencio Randazzo (Interior), Juan Carlos Tedesco (Educación), Alicia Kirchner (Desarrollo Social), Carlos Zanini (Secretario Legal y Técnico), Julio De Vido (Planificación Federal), Nilda Garré (Defensa), Oscar Parrilli (Secretario General de la Presidencia), Jorge Taiana (Cancillería), Carlos Tomada (Trabajo), Aníbal Fernández (que pasará a la nueva cartera de Justicia y Seguridad) y Lino Barañao (en el nuevo Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva) (Foto: NA)

Tras pasar algunos años como columnista en distintos medios y publicar varios libros que fueron exitosos comercialmente, Lousteau volvió a la política en 2013, cuando fue candidato a diputado por la ciudad de Buenos Aires por el frente UNEN, que llevó en su lista para la cámara baja a entre otros, Elisa Carrió, Fernanda Reyes y Fernando “Pino” Solanas. Dos años después, Lousteau obligaría a Horacio Rodríguez Larreta a resolver las elecciones a jefe de Gobierno porteño en un ballotage que finalmente favoreció a la mano derecha de Mauricio Macri en la ciudad de Buenos Aires pero que evidenció el potencial electoral del economista.

Esa candidatura de Lousteau motivó algunos comentarios de la saliente Presidenta, que dos semanas antes de las elecciones del 5 de julio de 2015 criticó al candidato del partido ECO y lo acusó de haber “calculado mal los números” de la resolución 125 cuando en 2008 era ministro de Economía y se desató el conflicto con el campo.

La mandataria, en un discurso que brindó en La Pampa por cadena nacional, responsabilizó a su ex funcionario y entonces candidato de ECO por la crisis con el campo al considerar: “Con la 125 casi nos hacen caer por haber calculado mal los números”. Sin nombrarlo, Cristina Kirchner sostuvo que, como candidato a gobernar la Ciudad, Lousteau pretende “dar algunas lecciones”, y recordó que aquella crisis con el sector agropecuario le costó “sangre, sudor y lágrimas”.

cristina 1
Cristina Kirchner junto a los entonces vicepresidente, Julio Cobos y ministro de economía, Martin Lousteau (Foto: NA)

“Escuchaba a estos que nos querían dar algunas lecciones, sobre todo alguno que me costó sangre sudor y lágrimas”, sostuvo la jefa de Estado en referencia al debate de los candidatos a jefe de Gobierno, del que Lousteau participó junto a Horacio Rodríguez Larreta (PRO) y Mariano Recalde (FpV). A continuación, la mandataria aseguró: “Nos gusta la gente que se hace cargo de las cosas, de lo que hemos hecho mal y de lo que otros han hecho mal también La gente, los compatriotas, saben qué fue lo que pasó en el 2008, con la 125 y cómo casi nos hacen volcar”.

Lousteau no se quedó de brazos cruzados y al otro día le respondió. Se hizo parcialmente cargo de que fue “responsable de una parte técnica” de las retenciones móviles, aunque insistió en que “lo que quería hacer (el entonces secretario de Comercio Interior Guillermo) Moreno era mucho peor”. En tanto, destacó que “en inauguraciones de sesiones (de 2009), la Presidenta defendió la 125. De hecho yo renuncié en abril y la Presidenta después mandó el proyecto de ley al Congreso; el voto de (el entonces vicepresidente Julio) Cobos fue en julio: tuvieron tres meses en los que fueron escalando el conflicto”.

“No me puedo hacer cargo del tono que eligió el Gobierno para escalar el conflicto, en eso no tengo nada que ver. Y, amén de eso, después lo siguieron reivindicando y ahora resulta que no tienen nada que ver cuando la propia Presidenta dijo hace poco que ella es la que toma todas las decisiones”, concluyó.

cristina 1
Cristina Kirchner y Martín Lousteau (Foto: NA)

Este tipo de declaraciones cruzadas se repitieron con cada vez menor frecuencia, sobre todo por la renuencia de la ahora Vicepresidenta a dialogar con los medios de comunicación. Pero eso cambió con la llegada de Alberto Fernández a la Casa Rosada y de Cristina Kirchner a la presidencia del Senado en 2019. Al mismo tiempo, Lousteau ganaba su banca de senador por la ciudad de Buenos Aires en una lista de Juntos por el Cambio.

Desde ese momento, en casi todas las sesiones de la Cámara alta, la ex Presidenta y el ex Ministro de Economía intercambiaron algunos diálogos, aunque las chicanas parecían haber quedado atrás y los cruces eran más amistosos y hasta risueños. Un ejemplo ocurrió hace un mes y medio, cuando durante una sesión en la que el oficialismo pretendía sancionar las leyes de alquileres y de educación a distancia, y avalar una serie de decretos emitidos por el presidente Alberto Fernández empezó con algunos problemas técnicos.

Cristina Kirchner pretendía avanzar con la sesión, pero Martín Lousteu, uno de los cuatro legisladores presentes en el recinto, le pidió la palabra para expresarle que “hay algunos senadores que no están pudiendo incorporarse” al debate, en referencia a las radicales Guadalupe Tagliaferri y Pamela Verasay. “Yo la ví a Tagliaferri recién, la estaba viendo. A Verasay déjeme buscarla por favor”, respondió Cristina Kirchmer mientras hacía un paneo por la pantalla gigante repleta de caras de senadores. Continuó: “Tagliaferri está allá arriba. Verasay está con un saquito verde, un comentario muy femenino el nuestro. Ahora la buscamos a Verasay. De cualquier manera tenemos número suficiente para poder someter… si falta un senador es como si no estuviera sentado en el recinto. De cualquier manera queremos anunciar que esta votación se va a hacer por medios electrónicos y no a mano alzada para evitar inconvenientes. Es un problema de una señora senadora que no se puede conectar, no altera el resultado de la votación”.

Lousteau no coincidió con Cristina Kirchner y destacó que la situación era otra: “Es una senadora que está tratando de sentarse y no está pudiendo, son dos cosas distintas”. Aparentemente, el problema fue que la senadora Verasay se olvidó la contraseña para ingresar al sistema, y así se lo comunicó a la presidenta del cuerpo la secretaria parlamentaria María Luz Alonso.

“La senadora informa que olvidó su clave. Reitero, y para aclaración de futuros problemas. Cualquier senador o senadora que olvide la clave no podrá conectarse. Es como que se olvidó de tomar el auto y no pudo llegar”, dijo Cristina Kirchner. Tras un cuarto intermedio, se retomó la sesión pero el problema seguía. Eso motivó que Cristina Kirchner le hiciera una consulta a Lousteau, que le respondió fuera de micrófono. El diálogo entre la ex Presidenta y su ex Ministro de Economía continuó de forma risueña, y a la charla distendida se sumaron los senadores que estaban en el recinto: Claudia Ledesma Abdala de Zamora, presidenta provisional del Senado, Maurice Closs y Laura Rodríguez Machado.

Cristina Kirchner durante la sesión del senado: "Ay, hoy va a ser un día difícil…" (Infobae)

Algunos minutos después, y sin darse cuenta de que todavía tenía el micrófono abierto, se la pudo escuchar a Cristina Kirchner cuando le hablaba a Tunessi: “Ay, hoy va a ser un día difícil, va a ser largo”. La Vicepresidente siguió hablando, pero se la dejó de escuchar porque en ese momento desactivó el micrófono.

Pero toda esa “buena onda” pareció interrumpirse ayer, cuando en una sesión protagonizaron el debate más fuerte cuando las cámaras no los tenían a ellos en sus lentes y los micrófonos estaban apagados, según reconstruyó Infobae en base a fuentes parlamentarias.

“Distancia reglamentaria”, disparó CFK cuando vio que Lousteau se le acercaba a recriminarle su actitud durante la sesión. “Yo mantengo distancia reglamentaria, pero tenemos que usar barbijo y no todos lo están usando”, arremetió el legislador que supo ser ministro de Economía del primer gabinete de Cristina Kirchner como presidenta de la Nación. La ex jefa de Estado no suele utilizar tapabocas durante las sesiones. “Mirá”, reaccionó la ex mandataria. “No me tutee porque yo a usted no la tuteo”, interrumpió Lousteau.

Este cruce probablemente no sea el último y la historia de amor y odio entre ambos continúe. Fuentes del entorno del Senador aseguraron a Infobae que “ayer no hubo ninguna estrategia, ni nada por el estilo, simplemente (Lousteau) se molestó porque el prosecretario parlamentario, Jose Tunessi había hecho constar en actas nuestra interpretación de los 2/3 para ambos decretos de Cristina. Discutieron con Fuentes que es el secretario parlamentario y lo consensuaron. Después vino ella que no había estado en todo el día en la sesión y lo hizo borrar directamente. Martín es uno de los referentes de la oposición y sintió que debía defender a ese 41% de argentinos que nos votaron para defender el respeto institucional”.

En la esquina del economista radical de todas formas consideran que la relación no está rota, y que los cruces ocasionales se dan porque “ella está acostumbrada a que todos le tengan miedo y nadie le diga nada. Eso es muy fuerte en propio y extraños y Martín tiene coraje para defender lo que representamos”. “Es como en el barrio: al que no agacha la cabeza y no tiene dos caras, lo respetan”, analizaron en el entorno de Lousteau.

Es probable que el de ayer no haya sido el último encontronazo entre Cristina Kirchner y Martín Lousteau, pero de eso también se trata la política que, con sus vaivenes, en ocasiones es un terreno donde hacerse respetar a veces implica confrontar con un ex jefe. O una ex jefa en este caso.

Seguí leyendo:

Problemas técnicos complicaron el comienzo de la sesión en el Senado para Cristina Kirchner: “Ay, va a ser un día difícil”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba