Política

El 4 % de los porteños recibió al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus

Las vacunas contra el coronavirus se convirtieron en lo que va del 2021 en el bien más preciado para alejar la posibilidad de un rebrote de la pandemia con la llegada de los primeros fríos y, por su disponibilidad, es una herramienta que todas las administraciones se disputan. Pero la llave para su distribución la tiene el Ministerio de Salud de la Nación, que lanzó un Monitor Público de Vacunación la semana pasada para buscar imprimirle un signo de transparencia a la nueva gestión de Vizzotti luego del escándalo del “vacunatorio VIP”. En la Ciudad de Buenos Aires decidieron no quedarse atrás y lanzaron hoy un sitio web propio de datos abiertos sobre el avance diario de la vacunación contra el COVID-19 en el distrito porteño.

Según los datos publicados esta mañana en el nuevo portal, ya fueron vacunados con al menos una dosis 114.005 residentes en CABA, una cifra que representa el 4% de su población. La administración de Horacio Rodríguez Larreta busca transparentar al máximo las dosis que recibe de Nación y cómo las usa, para diferenciarse de los vacunados VIP que consiguieron ser inoculados pese a no cumplir con los requisitos, por desempeñarse en el Ejecutivo nacional, o ser “amigos” o cercanos al Gobierno, o al ex ministro Ginés González García.

Las dosis aplicadas en realidad fueron más: 147.323, de las cuales 114.005 fueron primeras dosis y 33.318 segundas. Esto implica que solo el 1% de los porteños recibió ambas dosis. A nivel nacional, según los últimos datos del Monitor Público de Vacunación, el 2% de los argentinos recibió una dosis y solo el 0,67 % completó el proceso de inoculación.

Los datos en el sitio web que estrenó hoy la Ciudad están por cada embarque que llega a la Argentina, del cual CABA recibe un porcentaje del total. De acuerdo a los últimos números online, CABA es la jurisdicción que más vacunas recibió, hasta ahora, de Nación en relación a su población: 211.900 dosis. De este número, 172.600 corresponden a la primera dosis y 39.300 a la segunda. Esa cantidad equivale al 7% de sus habitantes, por encima de lo que recibió el resto de las provincias hasta ahora, entre el 4 y 6% de sus poblaciones.

Fernán Quirós Conocé la situación sanitaria en la Ciudad en el marco del aislamiento por el coronavirus
Fernán Quirós

Sin embargo, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, reclamó hoy que la Nación no tiene en cuenta la cantidad de personal de salud y el alto índice de mayores de 60 años que viven en la ciudad de Buenos Aires. Esas declaraciones generaron malestar en el Gobierno nacional y desde la cartera sanitaria a cargo de Vizzotti reiteraron que la distribución se basa en criterios de “equidad y federalismo”, y que a ningún distrito le faltarán vacunas.

“A la Ciudad se le asigna la proporción de acuerdo a proyecciones de población de INDEC. Es excesivamente injusto. Las vacunas son para los grupos de riesgo. Y si bien en CABA somos el 7% población general del país, tenemos 19% personal salud y 9,5% mayores de 70 años. La cuota que recibimos es inadecuada. Estamos en debate con Nación por este tema”, adelantó ayer Quirós en diálogo con un grupo de periodistas – entre ellos, de Infobae – al presentar el nuevo sitio web con los indicadores del avance de la campaña de vacunación.

Con relación al tipo de vacuna, 108.534 dosis aplicadas fueron de la rusa Sputnik V (73,67%), 38.666 de AstraZeneca (26,25%), y solo 123 de la vacuna china Sinopharm (0,08%).

Según el nuevo portal, figuran en espera 64.577 dosis que aún no fueron usadas. “No todas las vacunas que nos llegan, son aplicables inmediatamente porque hay que esperar un determinado tiempo para aplicar las segundas dosis”, explicó Quirós. En el caso de la Sputnik V y la Sinopharm, el segundo componente o dosis debe aplicarse a los 21 días.

En cambio, en la vacuna Covishield, del laboratorio AstraZéneca/Oxford, los dos componentes son iguales, y el plazo de aplicación de la segunda dosis es de 4 a 12 semanas. Según comentó Quirós en el diálogo con un grupo de periodistas, la eficacia de esta vacuna “mejora sensiblemente cuando la segunda dosis se aplica entre la semana 10 y 12. Tiene un 60% con la primera dosis, y luego de las 12 semanas, con la segunda dosis, pasa a 80%. Por eso tomamos la decisión de aplicar las segunda dosis el primer día de la 12 semana”.

Por otro lado, aseveró que “como no hay garantía aún de la fecha del segundo embarque” de esta vacuna, decidieron guardar la mitad de las que recibieron para la segunda aplicación cuando toque la fecha a los que reciberon la primera dosis. “Nunca tuvimos vacunas en stock más de 5 días de stock, estamos al día con las aplicaciones”, agregó.

En cuanto a la Sinopharm proveniente de China, señaló que la están usando para los trabajadores de salud menores de 60 años, ya que no está recomendada para mayores de esa edad. “Tomamos todos los turnos del club River que estaban asignados hasta abril a trabajadores de la salud independientes y les vamos a adelantar la aplicación. Para acelerar el proceso, los vamos a vacunar también en La Rural”, detalló sobre la estrategia de vacunación en su diálogo con la prensa.

Uno de los cargamentos de Sputnik V que llegaron a Ezeiza (REUTERS)
Uno de los cargamentos de Sputnik V que llegaron a Ezeiza (REUTERS) (AGUSTIN MARCARIAN/)

Quirós precisó que en CABA hay 28 centros de vacunación del Gobierno porteño, que implican 180 puestos de inoculación. “Se pueden aumentar a 200 y luego a 240 puestos de vacunación, de acuerdo a las necesidad que tengamos en cada entrega de vacunas que nos haga Nación”, aseguró. ”Hoy se están vacunando en la Ciudad a entre 11.000 y 12.000 personas por día. La campaña depende de la velocidad en que llegan las vacunas. Podríamos vacunar a 25.000 personas por día y completar en dos meses todo el plan de vacunación a los grupos de riesgo, si tuviéramos las dosis. Pero el ritmo está limitado por el acceso a las vacunas. No sabemos cuándo nos llegarán más”, advirtió.

Los vacunados hasta ahora

Según la información disponible en el nuevo sitio web, ya fue vacunado al 100% el personal de salud de la primera línea, los que están en contacto directo con pacientes COVI-19, incluido personal terapia intensiva y de las Guardias médicas. A este grupo ya se le aplicaron 24.300 primeras y segundas dosis; es decir que tienen el esquema vacunatorio completo.

Según explicó Quirós, la Ciudad de Buenos Aires considera a los fines de la vacunación como “personal de la salud” no solo a médicos, y enfermeros o enfermeras, sino también al personal de maestranza, cocineros, limpieza y seguridad de instituciones sanitarias públicas y privadas, dentro de salud de atención primaria, geriátricos, centros de rehabilitación, y a todos los profesionales de la salud independientes que tengan matrícula del Ministerio de Salud de la Nación. Estimó que son aproximadamente unos 160.000 en total.

La segunda etapa del plan de vacunación en CABA tiene prevista la vacunación a mayores de 70 años y residentes en geriátricos, que suman unos 470.000 en el distrito porteño . “Por la cantidad tuvimos que subdividir este grupo en dos sub-etapas. Empezamos con los que tienen más de 80 años, unas 200.000 personas, y luego -a medida que nos lleguen más vacunas- avanzaremos de los de 70 a 79”, precisó el ministro de Salud porteño. En una tercera etapa, se incorporarán los residentes en la Ciudad de 60 a 69 años.

Algunas de las vacunas son multidosis – cada pack de la Sputnik V, tiene cinco dosis, por ejemplo- o monodosis, y requieren distinto grado de frío para su mantenimiento. “Todas se descongelan frente a la presencia de la totalidad de los involucrados, del turno respectivo, o del siguiente. Puede que quede alguna dosis sin aplicar al final del día, que la asignamos a geriátricos ya determinados al final de la jornada. La ventana para la aplicación es de seis horas”, explicó Quirós.

Según los datos del sitio habilitado hoy por la administración porteña, el grupo etario que más dosis recibió es el que va de 31 y 40 años de edad, 33.184 dosis, repartidas entre 22.683 primeras dosis y 10.501 segundas dosis. Todos son personal de salud, ya que la Ciudad no contempla una categoría de “personal estratégico” que incluya a funcionarios que por su rol podrían llegar a recibir la vacuna.

Le sigue en cantidad el grupo de porteños de 81 a 90 años de edad: 28.267 dosis totales, 28.238 de la primera y sólo 29 de la segunda.

El tercer grupo etario corresponde al sector que va de los 41 a 50 años, también personal de la salud: 27.483 dosis totales, distribuidas en 18.815 primeras dosis y 8.668 segundas dosis.

Hubo 16.517 vacunados menores de 30 años, trabajadores de la salud, de los cuales, 11.112 recibieron la primera dosis y 5.045 la segunda.

Del total de 147.323 primeras y segundas dosis aplicadas, 115.619 (78%) tuvieron como destinatario al sistema de salud público de la Ciudad; 6.685 (5%) el sector público de gestión nacional -como el Hospital de Clínicas- ; y 25.019 (17%) los efectores privados.

La vacunación en obras sociales y privados

Hasta ahora fueron siete los efectores de la seguridad social y del privado que fueron incorporados para vacunar a su personal y afiliados que se encuentren dentro de los grupos de riesgo habilitados en esta primera y segunda etapa de la campaña.

“Estos siete efectores estuvieron en condiciones de cumplir y tomaron la decisión de participar. En esta instancia, cada uno de esos prestadores informan la lista de las personas que tienen asociadas con más de 80 años y asumen la responsabilidad de brindarles la vacuna. Desde el Gobierno de la Ciudad se entrega la proporción de vacunas que le corresponde a cada grupo de acuerdo también a la cantidad de dosis que se recibió en cada embarque”, explicaron desde la cartera de Salud porteña.

Esta decisión de abrir el juego al sector privado y de la seguridad social le valió al Gobierno porteño una denuncia por “privatizar” la campaña de vacunación. La semana pasada, el fiscal Carlos Stornelli imputó a Quirós y a Rodríguez Larreta por esta denuncia, y ordenó que se investigue si suscribieron convenios para entregar dosis a obras sociales y empresas de medicina prepaga para uso exclusivo de sus afiliados.

Quirós negó que hubiera tal “privatización del plan de vacunación en la Ciudad”, y cuestionó que desde el gobierno nacional “quieran meter a todos en el barro” luego del escándalo del “vacunatorio VIP” en el que quedó envuelto el Ministerio de Salud de la Nación.

“Hace más de 20 años que en la Ciudad, en base al calendario de vacunación, el Gobierno nacional todos los años distribuye las dosis al sector público y privado, con y sin fines de lucro, de la seguridad social y entidades universitarias, de tal manera que cada ciudadano tenga la misma accesibilidad a las vacunas”, explicaron desde la cartera que conduce Quirós. “El principal objetivo de la Ciudad es mantener la equidad en la oferta de la vacuna. Cada ciudadano porteño va a tener en cada etapa de vacunación la misma oportunidad de acceder a una dosis, sin importar su condición económica, social o el tipo de cobertura médica que tenga”, agregaron. “En la medida que vengan más vacunas, se van a sumar otros”, adelantó Quirós.

Respecto del PAMI, el funcionario porteño explicó que no se sumó al operativo: “No tiene vacunatorios para sus afiliados, y dado que las farmacias no pueden manejar vacunas de menos de 20 grados, convenimos que íbamos a vacunar nosotros a sus afiliados en la Ciudad, y PAMI iba a su personal de salud en el (Hospital César) Milstein”.

Asignación de turnos

A diferencia de lo que sucede en la provincia de Buenos Aires, donde todos los bonaerenses de cualquier edad pueden inscribirse en el sitio web Vacunate Buenos Aires, le asignan un número, sin fecha de cuándo será vacunado, la Ciudad decidió habilitar los turnos por la web del Gobierno porteño o por la línea telefónica del 147 solo para los sectores de riesgo habilitados en la etapa correspondiente de la campaña de vacunación. La asignación de turnos depende de la disponibilidad de dosis para aplicar con que cuenta el Ministerio de Salud porteño, explicaron desde esa cartera.

“Preferimos que la gente se inscriba cuando le toca su categoría y por eso abrimos la entrega de turnos online en un momento determinado. Eso nos trae dificultades porque se produce un pico en la demanda al abrirse la inscripción, como pasó el viernes 19, cuando comenzó la inscripción para mayores de 80”, admitió Quirós, quien adelantó que confían en poder mejorar ese aspecto del sistema.

Entre ese viernes 19 y la madrugada del 20, se entregaron 40.000 turnos para adultos mayores de 80 para vacunarse entre el 22 de febrero y el 3 de marzo.

“A partir del 40.001 empezamos a empadronar para cuando lleguen más vacunas. Al día de hoy, hay un poco más de 70.000 empadronados. Por arriba de esos 40.000 turnos que asignamos para vacunar, distribuimos una cantidad a los siete conveniados y nos guardamos una cantidad para los geriátricos”, precisó el funcionario más elogiado del Gabinete de Rodrígez Larreta. Una vez que se vacune a ese subgrupo de mayores de 80, y en función de la disponibilidad de vacunas, se procederá con los mayores de 70, agregó.

“Se invitó a participar del Plan de Vacunación contra el COVID-19 a todas los efectores antes mencionados que vacunan normalmente por el calendario nacioal, para que cada vecino pueda asistir a donde habitualmente se vacuna. Para poder hacerlo, estos efectores deben cumplir con lineamientos específicos en cuanto a la responsabilidad sobre las vacunas, su conservación, traslado y posterior aplicación. Cada uno se compromete a aplicar las vacunas estrictamente sólo a la etapa que corresponde en función del plan estratégico. Asimismo, debe presentar la nómina de las personas objetivo de la vacunación para que se le asignen vacunas proporcionalmente, de forma tal de garantizar un acceso equitativo. Y como garantía de cumplimiento de los compromisos asumidos, deberán presentar al Ministerio de Salud de la Ciudad el reporte de las personas a vacunar, vacunadas y un informe de cumplimiento del plan”, explicaron de la cartera de Quirós.

Al cierre del día de ayer, se habían otorgado 85.788 turnos, la mayoría (el 47%) a adultos mayores de 80 años. Hay otros 74.795 mayores de 80 años en lista de espera para recibir un turno.

Las personas que no asistieron al turno que les corresponde, si están en la categoría correcta, pueden volver a pedir otro nuevo turno, informaron desde el Ministerio de Salud de la Ciudad.

Cómo se procesó la información

La unidad de datos de Infobae consultó los datos disponibles en el portal de vacunación del Gobierno de CABA. También se usaron los datasets contenidos en el sitio de Gobierno Abierto de esa jurisdicción y del Monitor de Vacunación a nivel nacional.

Para visualizar y descargar la hoja de cálculo, siga este enlace.

Visualizaciones interactivas: Daniela Czibener

SEGUIR LEYENDO:

Detectan que hay transmisión comunitaria de las variantes de Gran Bretaña y la de Río de Janeiro en la Argentina

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba