Noticias

Emigró a Dinamarca sin nada, trabaja como niñera de una familia millonaria y ahorra mil euros por mes: “Es difícil pensar en volver, acá vivo muy bien”

satya-milagros-dinamarca-portada
Emigró a Dinamarca, trabaja como niñera de una familia millonaria y ahorra mil euros por mes: “Es muy difícil pensar en volver cuando acá se vive tan bien”

Satya Ordoñez tiene 26 años y en 2019 dejó su ciudad natal, Córdoba, para probar suerte en Dinamarca. En junio de ese año la despidieron de su trabajo como empleada administrativa de una mutual y con el dinero de la indemnización compró un pasaje de ida y marchó hacia ese país nórdico. Llegó sin saber danés y tampoco hablaba inglés. Su hermano ya había emigrado a Australia y quería replicar su experiencia, así que planeaba aprender inglés en Dinamarca.

La elección del país al que Satya emigró fue simple y precisa: “Quería saber cómo era vivir en uno de los 5 países más felices del mundo. Además, me cansé de los episodios de inseguridad en Córdoba: me robaron 5 veces y, en dos ocasiones, me apuntaron con una pistola en la cabeza. Eso me provocó un cuadro ansiedad y ataques de pánico. Por eso, los primeros 6 meses que viví en Dinamarca tenía mucho miedo de caminar sola por la calle, pero después se me pasó porque me di cuenta que puedo estar en medio de un bosque, en plena madrugada, y no pasa nada”, le contó a Infobae desde Copenhague.

satya-milagros-dinamarca
Satya Ordóñez en Copenhague

Satya buscaba un cambio de vida. Siempre había estado atenta a cómo se vive en Europa, así que cuando la echaron pensó que era el momento ideal para emigrar de la Argentina. Consiguió una visa “Working”, que tiene una duración de un año, y con ella obtuvo su primer trabajo. “Cuando llegué, mi inglés era muy básico, así que me puse a buscar un trabajo donde no necesitara hablar mucho. Al me, estaba trabajando en una empresa de limpieza de casas particulares. En Dinamarca la seguridad es altísima, así que las familias te contratan y te dan las llaves de sus casas para que entres a limpiar sola por 2 o 3 horas”, indicó.

El servicio de limpieza se paga por hora y su salario mensual era de dos mil euros en mano. “En Dinamarca, se abona el 36% en impuestos, así que ganaba más pero de bolsillo me quedaba esa cifra, que equivale a unas 14 mil coronas, con las que vivía perfectamente bien. El costo de vida promedio es de unos mil euros y gastaba 500 en alquiler, porque es uno de los países más caros de Europa. Por el celular y la comida tenía otros 300 euros extra. Por mes, pude ahorrar mil euros trabajando como empleada doméstica. Algunos meses, conseguí ahorrar más. Así que, ganaba dos mil euros, vivía bien con mil y ahorraba otros mil por mes”, explicó.

satya-milagros-dinamarca
Dejó su Córdoba natal y emigró a Dinamarca

Luego de un año trabajando como empleada doméstica, llegó el momento de buscar un nuevo horizonte, ya que la visa duraba sólo un año. Si no conseguía otro trabajo, iba a tener que dejar el país. Había aplicado en Australia, pero la pandemia le cerró esa posibilidad. De repente, se enteró del programa Au Pair, una visa de intercambio para trabajar como niñera destinada a mujeres entre 18 y 30 años. Fue entonces cuando se contactó con una familia danesa, quien la contrató para el cuidado de sus hijos.

“De esa manera, pude quedarme: ahora tengo una visa por dos años más, Trabajo 4 horas por día, tengo dos francos por semana y no tengo gastos de alquiler ni comida. Me dan un salario de 5 mil coronas, que equivalen a unos 800 dólares. Ahora cobro casi lo mismo que antes, pero vivo en una zona privilegiada, prácticamente al lado del Palacio de la Reina Margarita. El programa Au Pair lo tienen las familias ricas y la mía es muy rica. El visado incluye dos años de danés y también lo pagan ellos, así que ahora estoy por arrancar a estudiar”, narró.

Su objetivo es seguir progresando en Dinamarca, ya que su visa es por dos años más y, en ese tiempo, planea estudiar en la universidad. “Vine sin saber inglés, ahora voy a aprender danés y me voy a quedar a estudiar. Quiero poner el foco en este visado y lo comparto en mi cuenta de Instagram @saaendinamarca para que se conozca, porque es una visa a la que puede aplicar cualquier persona entre 18 y 30 años. Si estás en la Argentina, las familias que te contratan te pagan el pasaje y el visado. Solo se necesita la voluntad de venir”. indicó.

“Me parece una excelente opción para los jóvenes: para aprender el idioma, conocer el mundo, vivir seguro -porque te alojás con una familia- incorporar otra cultura, otro idioma… y, encima, ganás 800 dólares al mes, una suma que prácticamente la ahorrás por completo porque tenés todos los gastos cubiertos. Como me gusta salir a pasear y comprarme cosas, gasto unos 200 dólares, así que me guardo 600. Es una experiencia que te abre la cabeza y, además, no necesitás tener 3 mil dólares para irte de la Argentina porque, con este programa, la familia anfitriona se hace cargo de todo”, aconsejó.

satya-milagros-dinamarca
En su cuenta de Instagram, Satya comparte sus vivencias diarias y aconseja a quienes quieren emigrar a Dinamarca

Satya cuenta que no se imagina volviendo a vivir en la Argentina porque, tal como siempre le dice su papá, “uno se acostumbra rápido a lo bueno”. Asegura que es muy difícil que piense retornar por la dura situación que hoy atraviesa nuestro país y, sobre todo, por la inseguridad. “Acá, puedo caminar sola por la calle, a cualquier hora y nunca tengo miedo. Puedo ir hablando por celular, sin pensar que alguien me lo va a robar, y puedo usar una cartera en vez de una mochila, porque sé que nadie te saca nada”, enfatiza.

En Dinamarca, la calidad de vida es altísima como en todos los países nórdicos y esa es una de las cosas que la enamoró apenas llegó. “Adoro el diseño y la moda de Dinamarca, parece que vas caminando dentro de una película. Todos los servicios son públicos y de primera calidad, incluso la salud y la educación. Los hospitales y las escuelas son una maravilla. Casi no hay universidades o escuelas privadas. Es un estado de bienestar, donde todo funciona muy bien. Es verdad que es uno de los países con los impuestos más altos porque, del salario que te pagan, el 36% son impuestos. Pero la gente los paga feliz, porque todo funciona perfecto”, expresó. “Además, la estabilidad económica te permite planificar tus gastos y mantener el valor de tu sueldo… sin sorpresas. Podés irte de vacaciones y comprarte unas zapatillas de marca sin pensar que es un lujo, porque acá eso es lo normal”.

En su tiempo libre, recorre la ciudad en bicicleta, el medio de transporte más común en Dinamarca. Cuenta que la comida danesa es muy saludable, orgánica y rica, y que hay muchas opciones vegetarianas. “La gente tiene mucha conciencia sobre el cuidado del medio ambiente y hace años que está instalada la cultura del reciclado. Todas las casas separan la basura y hay máquinas de reciclado que te devuelven el dinero de los envases. La calidad de vida de Dinamarca es un sueño”, afirmó.

satya-milagros-dinamarca
Satya recorre la ciudad con su bicicleta

La parte más compleja y conocida para quienes viven allí es afrontar los inviernos crudos del norte de Europa: se hacen largos y oscurece muy temprano. Pero en verano, hay luz solar hasta las 23 horas, así que ahora Satya disfruta de las temperaturas más cálidas, recorriendo Copenhague en su bicicleta. Los fines de semana, acompaña a la familia para la que trabaja a su mansión de Tisvilde, donde se despierta con una espectacular vista a la playa y al Mar Báltico.

A la hora de pensar en volver a nuestro país, es contundente en su respuesta: “Amo a la Argentina… me encantaría que fuera un poco danesa y poder tener una vida allá, pero voy a ser honesta y me voy a poner una mano en el corazón… Amo a Dinamarca y, realmente, me gustaría quedarme acá porque vivo muchísimo mejor”, finalizó.

SEGUIR LEYENDO:

En la cuarentena se fue a vivir al campo y ahora no quiere volver a la ciudad: “No extraño nada”

Dejó Ciudad Evita y emigró a Suecia: “No está mal lavar copas cuando te pagan 15 euros por hora y estás en blanco”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba